5 de diciembre de 2013

Bailar, bailar, bailar y beber, beber, beber.

Rocknroll. Después de un concierto de Los Zigarros esta palabra hace eco en tu cabeza.

 Una noche (muy) fría y público muy del norte les esperaban a este grupo valenciano, pero cómo lo supieron manejar. Como que yo acabé en tirantes, pero eso es otra movida. Cerca de las once de la noche comenzó el concierto. En el escenario los hermanos Tormo, Ovidi (cantante) y Álvaro (guitarrista), Adrián Ribes a la batería y Nacho Tamarit al bajo. Es increíble la energía que tienen y cómo la transmiten. No pretenden inventar nada nuevo en la música, sin pretensiones, y quizás la clave está ahí. Se limitan a seguir los pasos del sonido del rock de siempre, recordando desde el mismísimo Chuck Berry a Los Rebeldes. Y lo hacen muy bien, con garra y con sabor propio.

 

A pesar de que al público le costaba entrar en calor (aunque servidora y acompañante no parasen de bailar en todo el concierto), ellos no se rendían y nos obligaban a pasarlo bien. Repasaron todas las canciones de su disco, como Cayendo por el agujero con un sonido de guitarras arrollador, o Hablar, hablar, hablar la cual hizo que bailaran hasta a las señoras con prótesis en las caderas. También sonó Voy a bailar encima de ti, y a mí no hacía más que recordarme a los Burning todo el rato. Para terminar el broche final fueron Dispárame y un bis de Hablar, hablar, hablar que hicieron que aquello fuese una maldita locura (de las buenas, de las de acabar un concierto sin poder parar de sonreír). Fue una noche tan buena que casi ni me acordaba ya que el sonido fue un poquito regular. Quien dice regular dice malo. Quien dice malo dice… bueno, ya me entendéis.

 


Ya lo decía Neil Young, Rocknroll will never die.

2 comentarios:

  1. estos grupos que "te obligan a pasarlo bien" en directo molan mucho

    ResponderEliminar